jueves, 22 de marzo de 2012

La Asociación "Carmen Vargas" de Huétor Vega apoya a REA, la casa de acogida


Empezaba la primavera el pasado 20 de marzo con un día radiante. Y radiante era también la sonrisa de las mujeres que nos esperaban en Huétor Vega para invitarnos a un cafelito, hablar de nuestras cosas, de nuestras respectivas asociaciones y sobre todo manifestar su apoyo a la Casa de Acogida mediante la entrega de un donativo, un dinero que habían recogido en Navidad para ayudar al mantenimiento de REA.
Siempre emociona la generosidad de quien dedica su esfuerzo y su tiempo para mejorar la vida de otras personas y para hacer un mundo más justo. Más aún como en este caso, cuando esa generosidad y entrega proviene de mujeres que apuestan por sostener un proyecto del que apenas conocen los detalles. Confianza total. Mil gracias.
¡Y qué ganas teníamos todas de sabernos! Fuimos desgranando sobre la mesa actividades, historias, ilusiones, proyectos, risas... y mucho mucho cariño.
Nos regalaron un libro que habían publicado, "Biografía de Carmen Vargas, pasión y compromiso" mujer que aún vive, mujer pionera en muchos campos, valiente y generosa como las mujeres de la asociación que lleva su nombre.
Les regalamos un cuaderno hecho para llevarles hasta allí un pedazito de la Casa, unas imágenes, unos poemas. Ahí estamos en la foto con todo el despliegue de libros, marcapáginas, bolsas de tela, un cheque de 654 €, unas pastas de té, el boletín anual de la asociación y sobre todo, una alegría enorme por habernos encontrado dos asociaciones hermanas.
Era ya de noche cuando nos despedimos y no parábamos de reir. Sabemos que nos hemos de encontrar más veces. Sabemos que su energía y buén corazón es lo que hace que la Casa de acogida tenga sentido.
Y una vez más, ya de vuelta, una canción que puede servir para condensar todo nuestro sentimiento:

"¿Quién dijo que todo está perdido? Yo vengo a ofrecer mi corazón..."

No hay comentarios: