viernes, 4 de noviembre de 2011

LA ASOCIACIÓN DE MUJERES DE ÓRGIVA TOMA LA PLAZA




Queremos dar a conocer este magnífico artículo que ha escrito Irene Rivas para el diario digital InfocostaTropical.com y que reproducimos aquí con nuestro mayor agradecimiento.


Nació hace 11 años. Es uno de los proyectos de mayor envergadura que gestiona la Asociación de Mujeres orgiveña. Y, ante cada alguna dificultad, ha conseguido disolver los problemas, aunque a veces pareciera casi un milagro.

Es la casa de acogida de mujeres de Órgiva. Un espacio con capacidad para 4 unidades familiares, en el que las cosas se hacen con sentido común. Es excepcional en Andalucía porque se adscriben al espectro más amplio para acoger a todo el mundo y proponen un plan especializado para cada mujer: clases de español, acceso a la educación o ayuda para desarrollar una alimentación sana para ellas y sus hijos, entre muchas otras cuestiones.

En las memorias de la casa, se escribe parte de la historia de las 340 mujeres y niños que han pasado por allí; en total, sumando personas y tiempo, obtenemos más de 16.000 días de tranquilidad entre esas cuatro paredes, donde las necesidades básicas están cubiertas y el apoyo no falta.

Pero ahora, como ya ocurriera en otras ocasiones, atraviesan un momento complicado. Y también, como ya sucediera antes, parece que se está obrando el milagro. La Asociación de Mujeres de Órgiva decidió tomar la plaza, y lo hizo el pasado 29 de octubre.

Desde las 11 de la mañana y hasta bien entrada la noche, organizaron talleres de biodanza, danza africana, canto, Bollywood, personalización de bolsas de algodón orgánico que sustituyan a las de plástico, pintura de cara, comida, bebida y música en vivo (banda de música Exoche, Hudu Blues, Topati, Bankalillo Blues Band y Absolut Pantz). Y todo, gracias a la colaboración desinteresada de socias, vecinos, amigos y del Ayuntamiento de Órgiva.

Hasta allí se acercó la gente, ofreciendo su comida, para la barra que habían montado, o aportando objetos y artesanía variada para cederla al mercadillo que se organizó en la plaza Alpujarra. Buen ambiente. Buenos propósitos. Compromiso y mucha voluntad.

El resultado ha sido un acercamiento al propósito de mantener las puertas de la casa abiertas un tiempo más. A la cantidad recaudada gracias a las rifas, los puestos del mercadillo y la barra, hay que sumar la que dio como resultado uno de los pilares del Festival: el amadrinamiento. La Asociación de Mujeres de Órgiva ofreció, y ofrece todavía, la posibilidad de amadrinar la casa de acogida de mujeres y contribuir, con la cantidad que cada uno estime, a que siga viva cuatro años más.

El día que tomaron la plaza fue solo el principio pues, como ellas mismas dijeron, recordando la canción de Mercedes Sosa, ¿quién dijo que todo está perdido? Yo vengo a ofrecer mi corazón. Y así, con corazón y unas tremendas ganas, buscan y buscarán a quienes quieran formar parte del proyecto de ofrecer tranquilidad y calma a quien llama a las puertas de su Casa.

No hay comentarios: